Adicción

Adicción

Podría habérmela fumado
pero no lo hice. Era una chica
El pañuelo que le cubría el pelo aclaraba
además que era musulmana
Solo la navaja de su cuerpo y el filo doble de sus piernas
decían que era un chica. Nadie
puede fumarse un par de piernas por muy pitillo que sean.

Deja un comentario